5. JUEGO DEL ESCONDITE

Tenía que pasear a Robin que ya estaba poniéndose muy pesado. Salimos hacia Palacio y al cruzar la plaza de la Mariblanca giré la cabeza y observé la estatua de la fuente y, de repente, me di cuenta. Ahí estaba, delante de mis narices ¿Cómo podía haber sido tan tonta? Allí estaba todo, esa era la solución. La fuente está adornada con ranas, caracolas, leones, lagartos, niños sobre delfines y unos soles que parecen caras. Tienen ojos, nariz y boca por donde salen chorros de agua. Cuando está apagada la fuente parece que los soles tienen la boca abierta  como si estuvieran hablando.  Recordé lo de “Los astros te hablan” y me eché a reír porque yo había pensado en los signos del zodíaco y la astrología. Había encontrado la casilla de salida. ¿Y ahora qué hago?

Subí los peldaños y me acerqué a la fuente para ver todos los detalles. Toqué el agua con mis dedos y, como por arte de magia, el tiempo se detuvo a nuestro alrededor.  Miré luego hacia arriba para contemplar la venus que derrama agua y,…..no os lo vais a creer, me sonrió.

Comenzó a hablar con voz suave y me dijo:

Buenos días María. Bienvenida. Si estás aquí y me puedes escuchar es porque nuevamente estáis en peligro. Eres la guardiana de los libros secretos. Y la gran serpiente marina Laska habrá vuelto. Has emprendido el camino y ésta es la casilla de salida. Tienes que ser valiente. El enemigo invisible es poderoso pero juntos lo venceremos.

Para comenzar debes contar hasta 144. Como en el juego del escondite cierra los ojos y cuenta. Pero debes elegir bien los números pues aquí no se cuenta de 1 en 1. Sólo te puedo decir los primeros y tendrás que averiguar cómo seguir hasta llegar al 144. Cuando sepas la solución vuelve. Ten mucho cuidado con la elección pues las consecuencias de elegir mal pueden ser terribles.

Los números son: 1, 1, 2, 3, 5, 8 y 13.

La segunda adivinanza del Libro te dará pistas para averiguarlos.

4. RANAS Y CARACOLAS

Nunca hubiera imaginado que los juegos infantiles escondiesen ningún secreto de cómo vencer a un monstruo y, menos aún, que me tocase a mi jugar. Es como si me hubiese metido de cabeza en una novela de aventuras solo que esta vez yo había visto con mis ojos la maldad en forma de serpiente. Las palabras del libro, las que Carmen, la bibliotecaria, me dijo y las que yo pensaba se mezclaban y repetían en mi cabeza.

El mundo ha cambiado tanto los últimos días, es todo tan irreral que ya no me resulta tan extraño todo esto. El pueblo es el mismo pero todo ha cambiado. Casi todo el mundo lleva mascarilla. Ya casi no ves una sonrisa, solo los ojos y, en muchos, lo que ves es miedo.

Así que pensé: no me queda más opción que jugar.

Abrí el libro titulado “Adivinanzas” y leí:

CASILLA DE SALIDA

Ranas y caracolas, leones y lagartos. Los astros te hablan y te llevan los delfines.

Estuve pensando un rato y no se me ocurría ninguna solución.

La primea parte, “ranas y caracolas”….”ranas y caracolas”. Es que donde hay ranas es en agua dulce y las caracolas están en el mar. En Aranjuez hay ranas en el río pero caracolas no puede haber. Caracoles sí que hay…..¿será un error tipográfico?

Luego sigue, “leones y lagartos”. Lagartos hay en Aranjuez pero leones seguro que no, viven casi todos en África porque en Asia ya quedan poquísimos.

En la siguiente frase “los astros te hablan” me suena a Astrología y, la verdad, de eso de los signos del zodiaco, no tengo ni idea. Se los nombres y el orden que siguen porque me encanta mirar las estrellas y están representados por constelaciones en el cielo.

Y el final: “te llevan los delfines”, me suena divertido. Ya me gustaría pasear por el mar subida en un delfín. Sería estupendo. Este año no creo ni que pueda ir de vacaciones con mis padres a ningún sitio. No podemos salir.

Seguí dándole vueltas un rato a todo ésto y seguía sin ocurrírseme nada de nada.  Luego se lo podría contar a Juan a ver si me echaba un cable. Ojalá estuviera Carmen, seguro que podría ayudarme. ¿Dónde se habrá ido?

3. DISCO DE PHAISTOS

Estaba muy asustada pero la curiosidad me podía. Era todo tan irreal: la serpiente, Carmen con la espada, los libros infantiles y no sé qué de un camino que tenía que recorrer. Estuve dudando si llamar a Juan o no. Definitivamente me decidí y, aunque era tarde, le llamé y le conté todo con pelos y señales. Se hizo el silencio al otro lado del teléfono. Esperaba que, de un momento a otro, empezara a oir sus carcajadas porque, realmente, esto no hay quien se lo trague. Pero, cuál fue mi sorpresa, cuando me dijo que me creía y que no me preocupara porque no estaba sola y que él me ayudaría. ¡¡¡Buffff!!! ¡Qué alivio! Juan me creía. ¡Qué alegría!.

Pese a la curiosidad no me atreví a abrir los libros, los escondí y me fui a dormir o, más bien, a intentar dormir porque ¿quién podría dormir después de algo asÍ?

A la mañana siguiente abrí el libro que se titulaba “Juegos infantiles” y leí:

PRÓLOGO

Los juegos tradicionales infantiles se remontan a la antigüedad. A lo largo de cientos o miles de años se han transmitido de generación en generación prácticamente inalterados. Por ejemplo, el juego de la Oca creen que tuvo su origen en el asedio de Troya hace más de 4.000 años. Esta teoría se basa en el disco de Phaistos, procedente del 2000 a. C., que podría ser un tablero del juego. Otras teorías sugieren que se ideó en Florencia, en la corte de los Médici durante el Renacimiento y que de ahí se extendió por toda Europa. Hay constancia de que Francesco de Médici regaló un tablero del juego al rey Felipe II de España. Ese tablero no ha sido encontrado. Incluso hay teorías que sugieren que el origen está en los caballeros templarios y que las casillas son las diferentes etapas del camino de Santiago.

Pues bien, ¿Y si todas estas teorías son correctas? ¿Y si hay un motivo para que a lo largo de miles de años haya permanecido inalterado? ¿es algo más que un juego? ¿qúe lugar se diseñó y construyó durante el reinado de Felipe II?

Otro juego infantil tradicional es el juego del escondite. Si estás leyendo este libro es porque me temo que, nuevamente, estamos en peligro. ¿Estáis escondidos y no podéis salir?. Tendrás que jugar y avanzar hasta llegar al final y que el enemigo sea derrotado. No estarás sola, recibirás ayuda de quien menos lo esperes. Sobre todo confía en tus amigos Ten valor y no te dejes engañar. No te fíes de las apariencias. Las cosas no suelen ser lo que parecen. El enemigo es astuto y malvado y tratará de engañarte. Pero tiene una debilidad y es que ha subestimado a los niños. No pensó que ellos tienen un poder inmenso por eso, a lo largo de generaciones, se han recordado estos juegos para que no caiga en el olvido cómo vencer al enemigo. Para que, cuando llegara el momento, alguien leyese este libro y lo venciese. . El libro de las adivinanzas te ayudará a encontrar las casillas del camino y, si tienes dudas, sigue a los niños y el agua.

2. LA BIBLIOTECA

Sentí curiosidad y me acerqué pero, de repente, oí un fuerte ruido metálico y me asusté. ¿Qué podría ser ese extraño sonido? y una sensación de peligro me invadió. Me escondí detrás de un árbol y, menos mal, que Robin, mi perro, se escondió también. Debió sentir también miedo de aquel sonido. Me asomé un poco para mirar aquella ventana y vi que salía una especie de humo verdoso. Al principio muy poco, apenas visible pero fue aumentando gradualmente y, en vez de disolverse en el aire, se condensaba y empezaba a cobrar forma. ¡Qué horror! Tenía forma de serpiente. Una serpiente muy Grande que flotaba retorciéndose y, de repente, se esfumó. Entonces en la ventana apareció Carmen, la bibliotecaria, con su inconfundible pelo, largo y rojo. La conozco porque suelo ir por allí a menudo y es que lo que más me gusta de este mundo es leer. Carmen es muy guapa, simpática y cariñosa. La habría visto como cualquier otra tarde en la biblioteca sino fuera porque en su mano derecha llevaba una larga espada plateada y brillante. Me llamó con urgencia: -María, ven rápido-. Fui corriendo con Robin hasta la ventana y me dijo:-No hay tiempo que perder. Me ha encontrado. Los libros corren peligro. Si consigue hacerse con ellos estamos todos perdidos. Tendrás que llevártelos a casa y guardarlos bien. Nunca debe encontrarlos. Siento mucho el peligro al que esto te expone pero no queda otra opción. Al fin y al cabo, tú estabas ahí fuera y la has visto. Tal vez sea tu destino emprender el camino. No estarás sola, recibirás ayuda. Sobre todo confía en tus amigos.-.Y me dio dos libros. Le pregunté: ¿Qué era lo que salió por la ventana? y me dijo: -Es la gran serpiente del mar, malvada y letal, llamada Laska. Es muy poderosa y astuta tratará de engañarte para impedir que llegues al final del camino porque eso la destruirá para siempre. Ahora ha creado millones de minúsculos seres, virus, que asolan el planeta pero recuerda que el simple jabón los destruye. Ahora ve corriendo a casa, no te entretengas, guarda bien los libros y mañana empieza a leerlos y emprende el camino. Yo debo marcharme ya. Ten valor y no te dejes engañar-.

Me fui de allí a toda prisa con Robin y los dos libros. En casa busqué un escondite para guardarlos pero antes leí los títulos: “Juegos infantiles” y “Adivinanzas”. Me sorprendió porque, desde luego, no parece que sean libros misteriosos ni importantes.

Todo aquello era muy extraño y al único que podría contárselo es a mi amigo Juan y, aun así, creo que pensará que estoy loca o que le estoy gastando una broma.

1. LA CUARTA VENTANA

Todos estamos escondidos.

No podemos salir.

Bueno, salir solo a comprar comida, medicinas, el periódico o al estanco. También se puede salir a pasear al perro a que haga sus cosas.

No podemos acercarnos unos a otros. Ni siquiera los perros pueden acercarse entre ellos.

Debemos salir solos. La mayoría llevan guantes y mascarillas.

Nuestro mundo ha cambiado en unos días. Nos acecha un enemigo invisible.

Han muerto muchas personas.

Llevamos confinados 24 días. Los colegios cerraron y casi nadie va al trabajo.

Para vernos y agradecer a los que nos cuidan salimos a las 8 a las ventanas y balcones y aplaudimos. Aplaudimos a nuestros héroes. Antes los héroes eran de papel: Batman, Superman, Spiderman, etc, Ahora son personas reales, médicos, enfermeros, militares, policías, guardias civiles, conductores, etc.

No sólo pasan cosas malas. Mientras estamos encerrados hemos dejado de esquilmar la Tierra. El aire está más limpio y hay tanto silencio que se oye el sonido de los pájaros. Algunos animales salvajes entran en las ciudades desiertas.

También pasan cosas graciosas. La compra masiva de papel higiénico y los cientos de chistes de tonterías que se nos ocurren.

Aunque estamos aislados podemos comunicarnos y nos llamamos y nos escribimos todo el rato. Nos preocupamos por nuestra familia y amigos y vecinos. Nos esforzamos por ayudarnos en la distancia.

Y, sobre todo, ahora tenemos tiempo para pensar. Antes siempre andábamos sin tiempo para nada, corriendo de un sitio a otro. Ahora podemos reflexionar sobre nuestra forma de vida y hacia dónde nos llevaba. Íbamos abocados al colapso: Guerras, pobreza, agotamiento de los recursos naturales, contaminación, etc.

Creo que todo ésto podría hacernos cambiar de rumbo.

Yo tengo suerte porque puedo salir a pasear a mi perro. Lo llevo al parque que hay cerca de casa. Está al lado de la biblioteca. Hace unos días vi una ventana abierta, la cuarta y me extrañó porque ahora la biblioteca está cerrada.